pencilCotizar Productosenvelopeinfo@feliperodriguez.net phone507 260-4200

luvia_en_carretera

La lluvia es causa de una serie de factores que afectan el manejo de nuestro auto y que pueden ponernos en situaciones de riesgo, por lo que manejar en lluvia requiere de mayor concentración y precaución, ya que el agua provoca que el asfalto sea resbaladizo, provocando la pérdida del control del auto.

 

El auto necesita tracción para acelerar, girar o detenerse, las ruedas desarrollan dicha tracción cuando el asfalto o concreto está limpio y seco, pero si nos topamos con contaminantes como la tierra, el lodo, o el agua, entre otros, el agarre disminuye. 

Con la llegada de la lluvia el conducir se hace más riesgoso, el piso está resbaladizo y baja la visibilidad, por ello hay que tener mayor cuidado al manejar, tomar mayores precauciones y hacer un buen mantenimiento a su automóvil. 

 
 

La textura de la carretera marca la diferencia respecto a un buen o mal agarre del auto, por ejemplo, el asfalto que está muy dentado, es decir; con textura poco lisa, puede ofrecer una mejor tracción cuando hay presencia de humedad. 

Los neumáticos necesitan tracción para invierno, que permitan mantener el vehículo en la carretera. Especialmente, en climas lluviosos, los conductores deben asegurar que las llantas tengan suficiente tracción o agarre en carretera mojada. Es importante controlar regularmente que la presión de aire sea la correcta a fin de ahorrar combustible, evitar la disminución del rendimiento y el desgaste prematuro. 

Muchas veces los choques bajo la lluvia son consecuencia de conductores que no guardan la distancia al conducir, existe poca visibilidad o bien son reacciones de personas que tienen miedo de manejar bajo la lluvia y caer en algún bache que no tienen identificado. El manejar bajo la lluvia requiere de mayor concentración y precaución al volante. 

Algunos consejos de FELIPE RODRIGUEZ son:  
  • Si llueve maneje con precaución: Las primeras lluvias dejan el pavimento muy resbaladizo. Al caer, el agua se mezcla con la suciedad de la calle y aceite, creando una capa resbalosa que puede contribuir a la pérdida de tracción. La mejor forma de evitar esto es disminuyendo la velocidad. Al manejar más despacio, el neumático aumenta el contacto con el suelo, ayudando así a la tracción.
  • Guarde la distancia: No se acerque demasiado al vehículo que lleva adelante para evitar el denominado efecto spray, donde la lluvia pulverizada y sucia va a parar a su parabrisas, además, en caso de tener que frenar tendrá poco espacio para detener su auto, aumentando la probabilidad de estrellarte contra el auto de enfrente. 
  • Cambio de temperatura: El cambio de temperatura interior y exterior empaña los cristales, por lo que es necesario hacer uso del aire acondicionado. 
  • No realice movimientos bruscos: Recuerde que la lluvia y la niebla reducen la adherencia de las llantas sobre el asfalto hasta en un 50%, lo que implica mayor probabilidad de perder el control del auto ante cualquier situación no esperada. 
  • Frene con suavidad y a pisadas cortas: Esto es con la finalidad de no bloquear la dirección y secar la humedad de las pastillas. En caso de haber pasado por algún lugar donde el agua tiene un nivel alto, después de haber salido del gran charco o parte inundada, se recomienda que se frene dos o tres veces para secar los tambores y/o los discos de frenos; continúe manejando despacio y pise en repetidas ocasiones el pedal de freno suavemente a efecto de secar la superficie de frenado de los discos y/o tambores mojados. 
  • Encienda las luces: Es muy importante ver y ser visto cuando llueve. Si la lluvia es muy intensa, debe encender las luces de niebla delanteras y traseras, además de la luz de corto alcance. Si circula muy despacio, no dude en poner las luces intermitentes para anunciar que va a una velocidad más reducida. Algunas veces nuestras luces están sucias o bien no iluminan lo suficiente, esto puede contribuir a la posibilidad de que tengamos un accidente o bien a que corramos el riesgo de atropellar a alguien por la falta de visibilidad. Es indispensable que limpie los faros de su auto o bien que cambie los faros de halógeno por unos de “HID”, que incrementarán notablemente la visibilidad en condiciones de lluvia fuerte. 
  • Precaución con los baches: nunca atraviese un charco muy grande sin comprobar su profundidad o que otro auto haya pasado antes. Evite pasar por lugares donde el nivel del agua sea alto, ya que si llega a entrar agua en el motor, puede provocar una avería grave y muy costosa. Recuerde que es mejor manejar a baja velocidad, ya que si por casualidad llegamos a caer en un bache, entre más rápido conduzcamos, mayor será el golpe que reciba nuestra llanta y mayor será la probabilidad de que lastimemos el neumático y el rin. Estos golpes pueden ser tan fuertes que hasta la suspensión puede resultar dañada en un impacto de esta naturaleza. 
  • Precaución a la hora de rebasar: Solo rebase en caso muy necesario, con mucha precaución y recuerde guardar su distancia con el auto de enfrente.  

acuaplaneo 

Algunos tips de mantenimiento preventivo para evitar un accidente cuando llueve son: 

1. Mantener la presión de las llantas en el nivel recomendado y reemplazarlos cuando sea necesario. 

2. Reemplaza cada año los limpiaparabrisas y aplicar al parabrisas algún producto que disperse la lluvia para tener mejor visibilidad. 

3. Revise el depósito del líquido limpiaparabrisas y rellenarlo con líquido especial. 

AQUAPLANEO: Las llantas pueden tener lo que se denomina aquaplaneo, que es la acumulación de agua entre la llanta y la carretera, situación que disminuye la tracción de nuestro auto. Las llantas lisas tienden a ser susceptibles al aquaplaneo, ya que el dibujo (pisada) de las mismas, es lo que permite que el agua sea desalojada para permitir mayor agarre al manejar. 

Este es uno de los efectos más peligrosos de la lluvia, debido a que provoca el deslizamiento y el descontrol del auto a causa de que las llantas son incapaces de evacuar el agua que hay en el asfalto. 

Para evitarlo, se recomienda no frenar y levantar suavemente el pie del acelerador, al mismo tiempo que se sujeta con fuerza el volante. No intente cambiar la trayectoria del auto y no frene hasta que siente que el auto ha recuperado el contacto con el suelo. 

Si requiere de neumáticos, con mucho gusto podemos cotizar sin compromiso. Solicite su cotización por este medio, suministrando la medida de la llanta o la marca y modelo del año del vehículo.